escribiendosinbrujula.blogspot.com.es

Mi foto

Intensa y Fervientemente apasionada,  enamorada de la vida.
Vivo por la vida, porqué la vida me da vida, y vida necesito para vivir mi sueños.




AGADECIMIENTO

ESTAS EN TU CASA
Gracias por tu visita,espero estar a la altura, y conseguir
deleitarte con este mi blog.un sincero y cariñoso saludo vuelve cuando quieras

Translate

martes, 25 de abril de 2017

Marta (bis5/7/16)

                                                       

                                 M A R T A








    Noche tras noche, día tras día desde el diagnóstico, sentada en su sofá, con el libro que  estaba devorando, porque Marta, no leía, Marta devoraba las páginas, las letras, las  historias que contaban los libros, no podía,  no se centraba, estaba abstraída, pensativa,  pensaba en Roberto.

    El tiempo dilata más y más, Marta,  tenía la mirada fija en aquella puerta,  el sentido del  oído agudizado, quería escuchar aquel tintineo característico de una llave, quizá ya    demasiado tarde.
   
    Noche tras noche se asomaba al balcón, su mirada se dirigía al cielo, la embarga un  escalofrío lo adivina pero no lo acepta.

    Sabe que el tiempo no da tregua, cada jornada es menos llevadera, más dolorosa. Aquel  día Marta ya no lee, no puede sujetar el libro pesa demasiado, se recrea en todo lo vivido  en  en los viajes que le brindaron desde sus letras en sus fantásticas historias

   Desde su cama, asumió su situación,  era consciente, a su vida, ya no le quedaba tiempo,  era realista, habían pasado más de treinta años esperando, ya no tenía fuerzas. Treinta  años de espera sabiendo que era la espera de la desesperación, consciente de que esperaba  nada, nadie, realista que era espera improductiva, pero esperanzada.

    Su vida se apaga, lentamente, y al igual que las noches que salia al balcón la provocaban  aquel escalofrío que nunca aceptó, no acepta tampoco el fin si Roberto.

    La compañía que la observaba alrededor de su cama la revela la realidad del inminente  suceso,

    Marta hace un esfuerzo pide ayuda, se dirige de nuevo al balcón, sabe que sera la ultima vez  mira al cielo, está estrellado, igual que tantos atrás, pero esta vez es diferente, en ese momento acaba el dolor decide liberarse, en ese momento, Marta lo acepta, opta por alejar el sufrimiento, después de tantos años, lo admite, asume que Roberto nunca jamás volverá
.
    Marta muere y muere libre.